29 septiembre 2015

Foto reportaje del curso zen Granada con 2000 alumnos.... con amor y humor ;)

Alumnos Zen del curso de Granada. 
Contacto para el tema de investigación médica con la doctora Socorro Navarrete y su equipo: 
socorro.navarrete@juntadeandalucia.es


El curso fue solidario con el banco de alimentos de Atarfe. Rodeamos el escenario con productos para bebés incluyendo pañales, leche de continuación, potitos de bebé, productos de higiene y alimentos en general. ¡Hubo quienes llevaron hasta cochecitos de bebé! Un exitazo de generosidad de parte de los alumnos y colaboradores. Millones de gracias.

Tuvimos músicos solidarios que nos deleitaron con cuencos, arpa y cantos armónicos durante los resets y la hora antes de empezar las clases. Fue mágico y celestial y muy valorado por todos.

Organizamos hasta un reset colectivo para el público en general al cual acudieron centenares de personas llegando a rodear todo el ruedo de forma apretada.

La plaza de toros lleva sin actividad taurina desde hace 3 años y ahora después del curso se respira más bien un ambiente de templo. Agradecemos infinitamente el regalo del Ayuntamiento de ese espacio a coste cero, incluyendo toda la parte técnica y la protección civil.

Vinieron alumnos desde Australia, Texas, Colombia, Inglaterra y Dinamarca entre otras tierras lejanas! Ahora a sembrar a lo lejos para contagiar el amor incondicional con su práctica Zen.

La doctora Socorro Navarrete, alumna del último curso zen de Sevilla, fue la persona que movió todo para que este sueño se hiciera realidad en Granada. Un ángel en nuestro camino. ¡Gracias de todo corazón! A través de Socorro y su equipo de investigación, se inicia un estudio científico sobre los resultados del toque zen y los resets. El equipo ha estado también presente en el curso al igual que el catedrático de la facultad de medicina y con gran entusiasmo. Habrá estudios a corto y largo plazo. Para la Fundación Zen ScA esto supone un avance enorme y por el cual estamos muy ilusionados.

El momento mágico del curso fue en el último día con la visita de Carmina, ahora con sus 74 años de edad, y su hija Sara. Carmina, de quien he hablado mucho en los cursos, es aquella señora que me puso las pilas hace 20 años, recién estrenada en mi camino zen, obligándome a cuidar de todos los vecinos del barrio de Pueblo Seco, Barcelona, en su tienda de frutas y verduras. Fue de hecho mi primera consulta, o sea la taza del WC en la trastienda con un gran cubo de basura incluida! Allí estuve 5 años creciendo junto a Carmina y la gente del barrio. De hecho mis primeros cursos zen los impartía en casas particulares en esa zona.
Carmina me cuidó como una madre divina con tanto amor y ternura. Hacía 14 años que no nos veíamos y el domingo pasado llegó con su hija para acompañarme en el curso siendo ya alumna con 100% capacidad. El público se entregó con gran entusiasmo y con aplausos desde el alma. Carmina indudablemente junto con su hija, se emocionó hasta derramar un mar de lágrimas.
Nuestro momento de contacto directo fue justo cuando subí a las gradas para activar los chakras a los alumnos hacia el final de la clase. Abajo está la foto de ese momento inolvidable. ¡Se nos escaparon unas lágrimas a más de una persona durante ese momento!
A la salida del curso una amiga nos hizo una foto a mí y a Carmina a la salida de la plaza de toros y el Universo echó su toque de humor. Veréis porqué abajo! Nos dimos cuenta por la tarde mientras repasábamos todas las fotos juntos. No pudimos parar de reírnos de la magia de la sincronía de ese detalle! Se ve que los toros estaban muy presentes. Los tuvimos en cuenta a la hora de limpiar esa energía del lugar. Todos los Seres fueron incluidos.

Fuimos a comer al restaurante vegetariano/vegano "Raíces" para comer sano y rico y con más sorpresas. Salió el chef para saludarnos y una camarera llamada Wendy nos regaló una pieza de música tocando la flauta. Resulta que en Raíces son seguidores de los vídeos míos en internet y estaban muy agradecidos por nuestra visita...y claro, nosotros sorprendidos de nuevo por el regalo sorpresa. ¡Excelente comida y atención!

Todos los días yendo para el curso pudimos disfrutar de cielos espectaculares mientras se iba poniendo el sol. Granada nos colmó de regalos divinos.....

Abajo os dejo algunas fotos para compartir lo vivido durante esos dos fines de semana maravillosos.