20 mayo 2015

Increíble testimonio ZEN de Carlos y su operación multidimensional a los 6 años

Carlos René de Guadalajara México vino a ayudar y participar en el curso zen de Toluca aportando de nuevo su gran experiencia zen. Dio un precioso discurso que fue muy sentido en muchos corazones hasta derramar lágrimas en las personas más sensibles.




Hola hermosa Suzanne, 

Es la primera vez que contaré mi historia con detalles, gracias por darme la oportunidad de compartirla en tu blog, comenté un pequeño fragmento durante el curso zen.

A los 6 años de edad tuve un accidente, un atropellamiento de un coche por el cual tuve la oportunidad de morir y volver. Fuera del tiempo y espacio entré a una dimensión, como una especie de túnel con una luminosidad increíble y observaba que había otros seres pero los veía de forma borrosa, en eso volteé para otro lado y había un señor calvo, de edad considerable y me demostraba una gran sonrisa y de una manera muy desapegada me dijo: ‘’Vete de aquí aún no tienes que estar aquí, tú lo sabes’’ ... al mismo tiempo sentía esa dimensión con mucha paz y armonía y quería quedarme.
Atravesé un portal que me succionó directo a mi cuerpo y en el camino giraban a mi alrededor unos hermosos seres de luz que yo les llamo ángeles, abrí los ojos y vi a mucha gente a mi alrededor. 
Después comencé a sentir dolor en todo mi cuerpo y las miradas de asombro y de tristeza de los presentes. Me llevaron de emergencia al hospital y los médicos agachaban la mirada como diciendo ‘’pobre chico’’ entonces en ese momento me desmayé y estaba muriendo otra vez, mi cuerpo estaba perdiendo la capacidad de seguir funcionando, costillas fracturadas, daño en los riñones, no tenia sensibilidad en la cadera, fractura de cuello y un enorme pozo en la cabeza donde tenía un vendaje para no desangrarme. Me enteré de esto porque después del desmayo, yo me salí de mi cuerpo y observé todo eso desde otro plano dimensional y sabía que tenia que volver a como diera lugar, entonces pedí ayuda y lo que a continuación les contaré les parecerá alucinante:

Aparecieron unos seres, 2 eran solo unas bolas de energía pero con conciencia y el otro era un ser calvo muy luminoso con una mirada almendrada muy penetrante y muy parecido al señor que vi en aquel túnel, pero ahora era luminoso, alto, manos largas y me dijo: ‘’vuelve a tu cuerpo" y ahí fue donde abrí mis ojos (estando ya en el cuerpo) y observaba como una luz recorría mi rostro y la sentía cálida, su mano no estaba tocándome, sentí mucho amor, esa energía de lo que esta hecho todo y ¡pum! El trabajo estaba hecho y me quedé dormido para recuperar energías muy agradecido. 

Al despertarme, los médicos me preguntaban quién me había operado porque nadie había dado aún la autorización y se supone que una cirugía plástica reconstructiva dura algo de tiempo pero todo había pasado en cuestión de solo 10 minutos cuando me dejaron a solas para que ellos hiciesen los preparativos para la operación, o sea que nadie en todo el hospital se enteró de lo que pasó y cuando me preguntaron yo dije que había sido una persona blanca quien me había operado. 

Yo a esos seres les percibí tanto femeninos como masculinos en ese momento, pero hay que recordar que la fuente es de esencia femenina. Todos me decían que era un milagro y que si era la Virgen María aunque yo sabía que no, pero decidí guardar mi silencio porque aún no estaban preparados para oír la verdad. Esos seres me practicaron una reconstrucción increíble, hasta una especie de placa insertaron para reforzar la zona y cosieron mi frente. 
Pasé una etapa divina en el hospital con regalos, abrazos, mimos y me dieron de alta a los 8 días. Mi recuperación fue muy rápida.

Años más tarde caí en la depresión pero apareció un video de Suzanne Powell en el cual hablaba del karma y al escucharle comencé a recordar muchas cosas, entonces tenía que ponerme a trabajar conmigo mismo para volver a encontrar el equilibrio y comencé a practicar la meditación. Respiraba con mucho gusto y agradecía absolutamente todo lo que tenía, lo que hacía y lo que recibía y me dije: Algún día conoceré a esta señora Irlandesa para darle un fuerte abrazo y las gracias.

Llamé a Suzanne a mi realidad porque algo resonaba en mí al escucharle y fue ahí cuando decidí ir al curso zen y recibir el regalo del RESET, curiosamente me lo regaló Cristina un alma maravillosa de mirada sensible y amorosa y logré sentir mi sistema nervioso en paz y equilibrio en mi ser, ¡¡gracias Cristina hermoso ser de luz!!

Lo más fuerte del todo: Estando en el curso Suzanne mostró un retrato del señor fundador de la técnica zen y al verlo me impactó, descubrí que el era el mismo señor que vi el día que morí a los 6 años de edad, el señor que me auxilió tomando otra forma mas luminosa para entrar a 3D, fue mi guía y mi protector en esta vida para encaminarme a recibir este enorme regalo a través de Suzanne Powell, mujer maravillosa que amo y respeto de corazón. 
En la ultima meditación de clase recibí un mensaje del señor fundador y pensé que tenía que decirlo en público antes de que terminara el curso, pero solo lo compartí con Suzanne al final, porque tenía que ponerlo en este testimonio y su mensaje fue: 

‘’SUELTA EL EGO, OLVIDA EL PASADO, NO PIENSES MUCHO EN EL FUTURO Y VIVE TU PRESENTE VIBRANDO EN LA FRECUENCIA DEL AMOR PORQUE EL AMOR ES LO UNICO QUE EXISTE, LO DEMÁS ES SOLO UNA ILUSIÓN, SER Y DEJAR SER. DISFRUTALO’’ 

Gracias Suzanne Powell y compañeros zen por formar parte de mi realidad-su realidad, gracias por formar parte de mi película de vida. El pronóstico de los doctores era que tal vez no pasaría de los 18 años por daño cerebral recibido y ya tengo mas de 20. Aprovecharé este hermoso regalo que estuve esperando, hoy me siento más vivo que nunca, recordé lo maravilloso que es morir y desprenderse, la muerte no existe siempre nos transformamos en todo momento, todos ustedes son los ángeles que le pedí al universo disfrazados de humanos.

Este es mi testimonio, mi versión de la realidad y recuerden que al final, al principio de todo y en el proceso ‘’TODOS SOMOS UNO’’ Gracias infinitas Suzanne. Seguimos disfrutando y cocreando juntos, este regalo lo aprovecharé al máximo y siempre te tendré en mis memorias y mi corazón, un fuerte abrazo de luz a todo aquel que lea mi historia y a él que no también, me siento lleno de gratitud, la vida es un milagro y un regalo divino a la vez. 
‘’Namaste’’
Carlos René Roux 
fenixhot_1234@hotmail.com