16 enero 2015

Ajo negro

Eajo ha sido cultivado desde tiempos inmemorables y ha conseguido convertirse en un gran aliado para la salud.
El Ajo Negro el resultado de un proceso de fermentación. Después de este proceso, el ajo pierde cerca del 97% del olor, y a la vez, los componentes comunes que constituyen el ajo fresco, aumentan de manera asombrosa en 10 veces más.
Propiedades del Ajo Negro
Este superalimento, se considera como uno de los antioxidantes más potentes que existen, es conocida su capacidad para elevar las defensas del cuerpo y de ese modo ayudar a combatir enfermedades y otros desórdenes físicos.
- Ayuda al sistema inmunológico del cuerpo, es antibiótico, antiséptico, fungicida y bactericida.
- Mejora el ajuste de la presión arterial, el azúcar en sangre, los niveles de lípidos y de colesterol.
- Ayuda a la eliminación de radicales libres, 10 veces más que el ajo fresco.
- Se considera un sedante especial para los nervios.
- Es bueno para el asma y los problemas respiratorios.
- Ayuda en la cura el insomnio y el estreñimiento.
- Aumenta la resistencia física y retrasa el envejecimiento.
- Ayuda en la recuperación de los estados de debilidad.
- Está considerado como un eficaz afrodisíaco.

Consejos para su consumo
Es aconsejable consumir de 1 a 3 dientes de ajo diarios, de mañana y a ser posible en ayunas, alejado de los horarios de sueño ya que mantiene su efecto energetizante hasta 8 horas. 
Muy recomendable tomarlo antes de realizar un esfuerzo físico.
El Ajo Negro ha sido ensalzado por los más grandes cocineros. El Ajo Negro puede ser consumido de diversas formas:
Simplemente comiéndolo como una fruta “pasa” es fantástico. Es ideal en puré, cortado en rodajas dará un toque especial a pizzas, arroces y pastas y aliñado con un poco de aceite de oliva virgen es un complemento perfecto para carnes y pescados blancos. El ajo Negro se comporta como un complemento ideal para aderezar ensaladas y verduras, utilizándolo en vinagretas y aliños refuerza el sabor de nuestros guisos o para dar un toque especial, diferente y gourmet, como si de una trufa negra se tratase.