12 mayo 2014

Visita de nuevo al Centro Penitenciario en Villena

Antes de salir para Argentina, pasé un fin de semana visitando a los internos alumnos zen. Durante las 7 horas compartidas meditamos, hicimos los resets, los alumnos hicieron sus prácticas de los toques zen y compartimos largos ratos repasando lo vivido. Fue precioso ver su evolución desde el primer día que llegué en silla de ruedas y sin saber qué esperar, hasta esos días.
Estaban felices, relajados, respetuosos, muy conscientes y agradecidos. Seguían con su práctica de los deberes cada día y con mucha ilusión y ahora con muchas experiencias acumuladas.
Hicimos incluso nuevas prácticas de conexión con el alma y con resultados sorprendentes para todos. Aprendimos a la vez, todos juntos. Fue un intercambio con mucho cariño y con un regalo especial para cada uno de "Atrévete a ser tu maestro". Ya habían leído "El reset colectivo" y tenían hambre de más.
Unos cuantos funcionarios también se apuntaron a los resets y pidieron llevarse copias de los libros.
Todo se expande, se funde, se integra y esta experiencia ha sido otro ejemplo de ello. Almas buscando almas, no importa dónde, no importa el traje, ni el estatus social. Todos iguales en el mismo juego de la vida, reforzándose los unos a los otros, para no sentirse solos en este viaje.
Estoy inmensamente feliz por haber vivido esta experiencia con mis compañeros zen. Fue un regalo inolvidable. Ha habido un antes y un después..... todo es posible.
¡Ha valido la pena!