08 mayo 2014

Recordando emocionantes experiencias zen.....

21 JUNIO 2011
Buenas noches Suzanne,
Quiero compartir contigo algo excepcional que me ocurrió ayer, hoy todavía sigo maravillada y agradecida.
Cuando estábamos ya listos para bajar a la planta del parking en un conocido centro comercial de Castelldefels, entró una mujer desde la calle gritando pidiendo ayuda diciendo a gritos: “un medico, por favor, un medico…” de golpe mire a mi pareja fijamente y escuche a la señora decir : ” es un bebe se esta muriendo”  con una energía y una certeza firme le dije: ” vamos”,  corrí hacia la puerta y la mujer me pregunto: “¿ eres médico?” y le dije ” soy terapeuta” ( es cierto, a pesar de que mi intención no era aplicar ninguna terapia en ese momento).
Muy decidida me abrí paso entre una multitud de gente que se amontonaba alrededor donde una muy asustada madre gritaba despavorida presa del pánico, cuando vi a la bebe una niña de aproximadamente 1 año más o menos estaba con los ojos vueltos y echando espuma por la boca, había una camarera intentando socorrerla  y poniéndole agua y agitándola levemente boca arriba, puse sin mediar palabra la mano en su cabecita mientras respiraba con consciencia, poniendo consciencia en que Dios me ayudase para sacar a esa bebe de esa situación, mientras hacia el 7 de emergencia y notaba en mi mano su respiración muy dificultosa necesite decir que la pusieran de costado, lo hicieron y para la sorpresa de todos en menos de 2 minutos la bebe empezó a dejar de echar espuma, respirar bien y sus ojos se pusieron bien, había tal lío montado con la mama gritando que en cuanto la vi bien pensé, ya esta hecho vámonos de aquí…
La mujer que solicito ayuda me estaba mirando con un semblante muy muy sorprendido me dio la gracias y nosotros nos fuimos hacia el parking para regresar a casa.
Desde que hice mi 2 nivel he practicado pero nada ha sido como esto todavía me estremece el pensarlo… es mágico poder ayudar de esa manera, creo que quizás me quedé sin sesión de cine para ayudar a la bebe y tener una sensación de película, muy muy real y milagrosa, se me saltan las lagrimas de emoción, es precioso poder ayudar e increíble esa energía .
Agradezco a Dios el encontrarte y quiero agradecerte tu entrega  a los demás, por enseñarnos a ayudar, gracias de todo corazón por compartir tus conocimientos.