10 febrero 2014

Una experiencia de alimentación consciente!!

Hola Suzanne. 
Después de leer tu libro "Alimentación Consciente" me sentí atraído a realizar la cura de arroz rojo que aparece en el libro. Me he animado a escribir mi experiencia después del cambio que he dado tanto a nivel físico como emocional. Precisamente lo emocional es lo que más me atraía. Llevaba tiempo tomando consciencia sobre cómo la alimentación afecta a nuestro estado emocional. Sin llegar a leer nada sobre el tema, me observaba y observaba a las personas de mi entorno. Cuando las personas cercanas a mi pasan por procesos emocionales que les crean desequilibrios en su vida, comen alimentos con ansiedad y perjudiciales a su salud, lo mismo me ocurría a mi. Empecé a prestar atención a esta forma de actuar. Empecé a ser consciente de que el despertar espiritual no pasaba únicamente por meditar. Es un pilar fundamental para ser consciente, pero algo me faltaba, lo sentía y lo experimentaba en esos momentos de incertidumbre. Por este motivo cuando leí el libro estaba preparado para hacer la dieta del arroz rojo, y que descubrimiento!!!! Sin pasar hambre, una dieta muy práctica, sencilla, y además para mi, riquísima. No se me ha hecho pesado porque el arroz me gusta, aunque es la primera vez que tomo el arroz rojo, que me ha encantado junto con el gomasio, le da un saber delicioso. Quizás también el propósito que he comentado, era tan determinado que me hizo sentir a todos estos ingredientes mis amigos en esta aventura de 21 días. Quiero resaltar que primero decidí hacerla por 3 días, al tercer día me sentía bien y seguí hasta el séptimo día. Finalmente me decidí por la opción de 21 días. Llegó todo en el momento preciso. Dicen que cuando uno está preparado el maestro aparece, añadiría que cuando uno está preparado uno busca el maestro. Esto me ha ocurrido con la dieta. La estaba buscando y llegó en el mejor momento. Todo está en el programa divino y llega cuando tenemos el deseo firme de cambiar para evolucionar. 

    Habitualmente voy a correr por las mañanas sobre las 7.30h y suelo hacer unos 13 km diarios. Con la dieta tuve que ir más lento, pero no me impedía hacer ejercicio. Finalicé la dieta el día 7 de Febrero. El 8 de Febrero empecé con la dieta disociada y empecé a tomar suplementos, como hago habitualmente. Este primer día después de la dieta me sentí con mucha energía. Al día siguiente, que era Domingo, quedé con un grupo de amigos que habitualmente hacemos unos 18 km de forma exigente. Empecé a correr con mucho respeto porque llevaba 21 días en los que bajé bastante el ritmo de entrenamiento debido a la dieta, pero mi sorpresa fue que aguantaba el ritmo y además acabé con la misma fuerza que si hubiera hecho un entrenamiento de calidad durante semanas. Es más, nadie aguantó el ritmo que mi cuerpo era capaz de llevar junto con mi entusiasmo. He de decir que perdí 5 kg en 21 días. Me sobraban y de forma natural se fueron. Qué quiere decir esto? Que tanto físicamente, mentalmente y espiritualmente llevamos carga que nos perjudica. Lo físico, espiritual y mental van juntos de la mano. He encontrado una solución para cada cosa, la comparto con vosotr@s.

Espiritual, el libro Atrévete a ser tu Maestro.
Físico, el libro Alimentación Consciente.
Mental, el libro El reset Colectivo.

    La dificultad del mensaje que aparece en los libros, es lo simple y sencillo que es. Llevamos siglos educándonos en la complejidad para que nos olvidemos de la sencillez de nuestro ser, y no podamos vibrar en felicidad. Pero sí se puede volver a la sencillez del niño que vive dentro de nosotros y retomar nuestra esencia. Os animo a que toméis las riendas de vuestra vida tomando decisiones como la de empezar haciendo la dieta. Just do it!
Miguel (Móstoles, Madrid)