05 diciembre 2013

Dioses dormidos

Muchísimas Gracias por tus palabras y tu bendición Suzanne. No imaginas lo importante que son para mí. Recuerdo cuando hace más de un año atrás llegué a tus conferencias a través del maravilloso trabajo en youtube que ha minimizado la brecha geográfica entre los continentes, permitiéndonos participar desde la distancia de esos magníficos encuentros. Recuerdo especialmente tu conferencia sobre el Karma. Me abrió la puerta para luego explorar las exposiciones de Emilio Carrillo, Fidel Delgado, y Victor Brossa que se cuentan entre mis predilectos junto a ti.
Eres parte de este trabajo, en tanto fuente de inspiración y conocimiento y te lo agradezco muchísimo. Es por esto que tus palabras y tu energía tienen tanto valor para mí.
Si te parece, me encantaría irte comunicando avances, a medida que siga consolidando otros trabajos que ya están fluyendo en mi corazón y mente, y quien sabe, quizás un día cercano pueda estar exponiendo este trabajo en España y contar con tu maravillosa presencia.
Muchas Gracias, nuevamente.
Abrazos y bendiciones.

Te dejo un texto que es parte de mi creación literaria:

12-09-2013
Dioses dormidos


Somos las luces que descendieron
a los abismos profundos de la ilusión y el desamparo,
y se durmieron en el sueño del tiempo lineal
y del engaño de una percepción distorsionada por la historia.


Átomos del día que intentaron la aventura incierta de la noche oscura
y se perdieron por los siglos de los siglos en la penumbra y el dolor
y vagaron a oscuras a través de las profundidades del laberinto de la dualidad y la separación
y entonaron su canto fúnebre tantas veces que se olvidaron de sí mismos,
del origen y el destino de sus pasos.


Hoy recorren sonámbulos el valle de las sombras de la muerte,
confundidos,
aturdidos,
cargando en el alma heridas abiertas y cicatrices de guerra,
cegados por esta fría oscuridad,
Dioses dormidos,
amnésicos,
bacanal de desesperados,
sedados por la brutalidad del invierno cósmico que cayó sobre sus cabezas,
y por el virus de la división que se instaló en sus entrañas.


Los hijos perdidos del padre de todas las cosas
comienzan lentamente el despertar más explosivo
que la historia y geografía de la tierra han conocido jamás.


Los primeros rayos del nuevo día asoman con timidez
y el número crítico de los que se atrevieron a intentarlo inicia su marcha triunfal,
silencioso carnaval que anticipa la primavera de un nuevo ciclo sin tiempo,
el florecer de una época de oro puro.


Una alquimia colectiva es alternativa cierta
en el campo abierto de las infinitas posibilidades,
del plomo al oro
y del hombre ciego y perdido
al Dios que habita en todos y cada uno de los que somos,
y que duerme esperando su turno,
bajo la máscara, el disfraz y la armadura en que intentamos esconderlo.


El reloj despertador del final de los juicios y los tiempos
ha comenzado a sonar en el corazón de los que despiertan al camino
y avanzan dichosos hacia el nuevo mundo,
caminantes de un destino que invita volver a casa.


El Sol resplandece en cada uno de nosotros.


Cierra tus ojos
y siente el pulsar incesante de su amor que abrasa y derrite los miedos.


Corren vientos de reuniones y reencuentros,
el momento perfecto de morir para nacer
y de nacer para vivir.


Aunque lo olvidamos durante eones
y ciclos galácticos completos,
somos luz,
amor infinito…


Dioses dormidos,
eso es lo que somos.


Mauricio Labarca Abdala
Creador de la Colección Ágora (Arte Hermético) http://artehermetico.wix.com/agora