02 diciembre 2013

Curso Zen en la Cárcel de Villena....maravillosa experiencia

Ha sido una experiencia que nos ha emocionado a todos.

Un respeto enorme, cariño, y sobre todo la gratitud es lo que recibimos este fin de semana.

Los profesionales de la cárcel asistieron a ratos y para ellos fue una grata sorpresa escuchar el contenido de las clases pero más que nada les sorprendió la actitud y atención que prestaban los alumnos. Logramos meditar y activar la capacidad en absoluto silencio. Tuvieron el detalle de permitirnos una clase mixta siendo la gran mayoría hombres, pero en esta cárcel las normas son muy estrictas y nos contaron que fue una gran excepción.

Algunos de los internos tenían delitos muy graves pero pudimos estar como "en casa" y sin la necesidad de una disciplina mayor de lo normal. Nos adaptamos a sus horarios de visitas, comidas y recreos. Algunos no pudieron cambiar sus visitas y perdieron el curso a su pesar pudiendo estar solo el primer día.

Nos contaron que al final no habían hecho apenas publicidad y tampoco pudieron ponerles los vídeos míos así que los 75 que vinieron ni siquiera sabían realmente a qué venían!!  Su reacción fue emocionante. Unos de los internos expresaron con gran emoción "por fin esto llega aquí" No daban crédito. Pudimos interactuar con ellos con besos y abrazos y expresamos mútuamente la ilusión de volvernos a ver dentro de dos fines de semana.

Sentimos que tenemos mucho que aprender los unos de los otros y mucho que valorar con respecto a lo que significa tener "libertad".

Nos sentimos llenos de emoción recordando muchos de los momentos "mágicos" de clase y las muchas anécdotas durante nuestro viaje a casa en tren. Tuvimos varios colaboradores de distintas partes de España que vinieron a compartir con nosotras. Les estoy muy agradecida. Gracias compis zen x zen!

.... y algo anecdótico: Llegué con la silla de ruedas el primer día a clase por no saber de antemano las distancias dentro de la cárcel pero los dos días siguientes la dejé en el coche y sin apenas darme cuenta, di ambas clases de pie y sin muletas, durante dos horas... ¿qué tendrá ese lugar de especial?.... hmmmm





Había momentos cuando recordaba dónde estábamos.... al pedirle su nombre a uno de los alumnos, respondió con sus dos apellidos primero y luego su nombre.... por ejemplo Martínez Ramos David... cosa que solo he escuchado en las películas.... yo luego respiraba y le pedía cariñosamente su primer nombre nada más... ......ayyyy el protocolo.

Para el próximo nivel les llevaré un regalo de "El Reset Colectivo" para cada alumno. A ellos también le toca participar en el despertar colectivo y creo que nos van a dar sorpresas. Dos de las alumnas nada más terminar la primera clase me preguntaron si era normal "¡¡desdoblarse en la meditación!!". ¡Vaya nivel, las dos habían volado!

A ver qué sorpresas nos darán en el próximo nivel.... ¡cuánta humildad nos inspiran esos preciosos seres aceptando sus limitaciones y con la añoranza de su vida y hogar allí fuera!

¡Nos robaron el corazón!