02 septiembre 2013

Cara de bebé/feto en una lesión en la piel... caso muy especial de un milagro zen







Causa, efecto y resolución gracias a unos 10 toques zen de parte una madre/alumna zen después de 2 años de dermatólogos batallando con este complicado caso los cuales sólo veían operación como solución. La madre se resistió a tal intervención quirúrgica para su hija de 8 años y buscó otras soluciones aunque en vano hasta dos años más tarde cuando se hizo alumna zen en Aranjuez, julio 2012.

Lo primero que le pregunté al ampliar la foto en mi móvil, fue si había abortado, la respuesta siendo que sí, dos veces y de forma espontánea. Perdía a sus bebés durante el embarazo y eso le causaba mucho sufrimiento y frustración.

Según nuestro entendimiento Zen, cuando una madre no lleva su embarazo a término y aborta espontáneamente, decimos que es por karma, ajuste de cuentas, desequilibrio, algo pendiente de resolver. En este caso finalmente el bebé que intentaba venir cuajó la tercera vez pero llevaba la señal o recordatorio sobre su piel.
El embarazo le costó 5 meses de reposo total a la madre.

La niña desde los ocho años de edad sentía mucho complejo por dicha lesión cutánea y se la tapaba con el pelo ya que llamaba mucho la atención a todos los que se acercaban.

En este caso, según Zen, la madre estaba "en deuda" con la niña por algún motivo (de otra vida). Por vía médica no iba a conseguir el resultado porque la raíz del problema seguía ahí, y de alguna manera la madre lo sabía sin ser consciente de ello. Por eso se resistió a la operación de su hija.

Con los abortos, la misma niña había hecho dos intentos de venir a este mundo, ambos fallidos suponiendo un gran dolor emocional para la madre. Ella había aceptado en su programa de vida darle a su madre la oportunidad para saldar la cuenta pendiente.

El milagro resultó cuando, sin darle mayor importancia, yo misma le aconsejé a la madre que hiciera los toques zen, tal y como había aprendido en las clases. A lo largo de unas semanas, sin constancia, le hizo unos 10 toques en total y cuando fue a hacerle de nuevo, ya no estaba la lesión. Pletórica de felicidad enseguida le sacó la foto para enviármela para darme la buena noticia.

¡Alegría por todos lados! ¡Niña, madre y yo misma, felices y sorprendidas!

Este caso será documentado por el equipo de médicos zen en cuanto la madre reúna todos los informes pertinentes del caso.

A día de hoy, 2 de sept. 2013 la niña sigue igual de bien después de varios meses desde su milagro.

Este caso lo publico en el blog con el consentimiento de madre e hija.

Un fragmento del film "Las Manos", basado en la historia y obra del Padre Mario Pantaleo, reconocido por sus sanaciones y por su inmensa obra de bien para los necesitados
http://www.youtube.com/watch?v=rdkwMEMRfzE