06 junio 2013

Una experiencia ZEN

Hola a todos, os mando un mail porque hoy 6/6/13 me ha pasado un rara experiencia Zen cuando he ido a renovarme el carnet de conducir , como soy una empanadilla, ayer fui a renovarlo al centro médico lo que pasó fue que me olvidé de las lentillas ya que voy mucho más cómoda por casa, el médico (claro está) me dijo , hija vuelve mañana y solo tienes que venir con las lentillas y pasas ese punto de la renovación y ya lo tienes todo tramitado.
Yo le dije ahhhh muchas gracias de verdad, que soy un poco empanada y se me olvidaron y claro no veia una torta...
con lo cual hoy por la mañana he ido de nuevo 6/6/13 a hacerme de nuevo esa prueba, me esperaba otro médico el señor R., un hombre peculiar, muy muy agradable y poco a poco yo lo observaba porque era un tanto extraño, tenía como una manera de andar y hablar extraña, tenia como una deficiencia al hablar y andar pero con una sonrisa enorme y con muchas ganas de hablar, riéndose me dijo que ya me esperaba y yo le di las gracias por el engorro que habia ocasionado, 


bueno Laura le voy a hacer unas preguntas de salud, y yo le digo sí dígame 
-ha estado usted ingresada? no no, gracias a dios que no, 
-ha tomado alguna medicación psicologica? no, tampoco
-alguna medicacion toma usted? no
-enfermedades pasadas o genéticas? y yo no, no ,
-cardiopatías, operación de vista etc etc? no no, aún es más, no tengo ni seguro médico
esta fue la cara de don Rafael Emoji o-o atónito, y me comenta ni siquiera se hace usted analíticas ni análisis de sangre... 
por lo cual le comento, hace poco me he realizado una de sangre pero vamos la habitual, pero yo soy una mujer Zen, me trato yo sola.
- de que me está usted hablando?? de la meditación consciente, respiración consciente y los toques zen

Imaginaos tan espontaneamente lo que me salió de repente sin saber el porqué.....tenía que decírselo, yo a este hombre tan terrenal y médico.
este señor don R. médico , se va a venir a los próximos cursos zen que realizan en mi localidad, me explicó su vida en 20 minutos, hombre solo, sin familia, huérfano, y con mucho que aportar me pidió que por favor le llamara, que tenia un médico para lo que hiciese falta, que él quiere sentirse vivo y que no quiere sentirse tan solo y triste, no tiene ni mail ni móvil, pero quería hacer el curso zen porque le estaba llamando mucho la curiosidad como una chica como yo le he podido abrir un poquito de él y lograr que tome consciencia de que no está ni la mitad de solo que él se cree... claro está.... salgo de la consulta y me costó mucho contenerme la emoción y casi me echo a llorar.

Me ha alegrado tanto, que queria compartir esta experiencia Zen

Nota de Suzanne: Muchas gracias Laura por compartir tu experiencia...me ha encantado tu naturalidad! Ya le conoceré algún día!!