14 febrero 2013

LIBRO: Padres brillantes, maestros fascinantes


LIBRO: Padres brillantes, maestros fascinantes.


Para ver un resumen del libro clic aquí:
Este libro estrena nuestra  sección de libros  recomendados porque es una verdadera joya de la educación. Es un libro corto y fácil de leer, con un estilo coloquial y ameno, que presenta una visión crítica pero esperanzadora del mundo de la educación actual.
Padres brillantes, maestros fascinantes nos presenta las tremendas dificultades a las que nos enfrentamos quienes tenemos la bonita tarea de educar, y cómo hoy en día no basta con ser un buen padre o un buen maestro: hay que ser brillante, y fascinante.

De la mano de esta premisa, Augusto Cury nos presenta sus principios básicos para llegar a convertirnos en esos padres o maestros que dejan verdadera huella en sus hijos y alumnos. Esos que van mucho más allá de lo que se hace actualmente, utilizando principalmente las armas de la creatividad, la emoción y la afectividad. No es una lista larga ni técnica, pero son las llaves maestras que pueden llevar a abrir el corazón de cualquier niño o joven.
El libro concluye planteando unos pocos cambios más globales que se podrían aplicar a los sistemas educativos actuales para tratar de conseguir ese objetivo de educar personas, mucho más ambicioso y fructífero que llenar la cabeza de conocimientos. Y añade también algunos de los resultados sorprendentes y esperanzadores que se han originado en algunas de las escuelas donde se han puesto en marcha estas medidas.

Es un libro genial, sin desperdicio, que no debieran dejar de leer todos aquellos a quienes preocupe la educación de sus hijos o alumnos
El libro consta varios capítulos dedicados cada uno a un punto clave de la educación (primera parte para padres, y segunda para maestros), en los que el autor enfrenta lo que se puede esperar de un buen padre o un buen maestro, con lo que harían un padre brillante, o un maestro fascinante. Son puntos generales, y las recomendaciones del autor van en la línea de ser positivos y emotivos, orientados a educar las emociones y la memoria. Por poner algún ejemplo, estos son los títulos de algunos capítulos:
·  Los buenos padres corrigen errores, los padres brillantes enseñan a pensar.
·  Los buenos padres preparan a sus hijos para los aplausos, los padres. brillantes preparan a sus hijos para los fracasos.
·  Los buenos maestros educan la inteligencia lógica, los maestros fascinantes educan la emoción.
·  Los buenos maestros utilizan la memoria como almacén de datos, los maestros fascinantes la usan como fundamento del arte de pensar.
·   Después de estos todos estos puntos (7 para padres y 7 para maestros), dedica una tercera parte a los principales errores de los educadores (corregir en público, castigar enfadado, ser impaciente, no cumplir con la palabra...).
La cuarta parte resume muy brevemente las investigaciones del autor sobre el funcionamiento de la memoria (Augusto Cury tiene publicada una amplísima teoría sobre la inteligencia que es fascinante), un apartado que probablemente resulte revelador para muchos.
 La quinta parte explica 10 puntos básicos sobre cómo podrían modificarse las escuelas y el sistema educativo para adaptarlo a las ideas que expone (música de ambiente, sentarse en círculo, desarrollar el arte de las preguntas, contar muchas historias, humanizar al maestro...), y algunos de los resultados obtenidos aplicando estos cambios.
Finalmente, concluye con un elogio de la figura de los educadores, maestros y padres, y de la importancia que deberían tener en la sociedad.
Escuela de padres