27 septiembre 2012

Un testimonio Zen

Buenos dias Suzanne:

He visto tu prevista participación en noviembre en "CONCIENCIA CON CIENCIA"
para dar una conferencia sobre el cáncer. No sé porqué pero algo se removió en mi interior. Normalmente me mantengo apartada de todo lo relacionado con esta enfermedad, me resulta aún demasiado doloroso, pero esta vez me encuentro escribiéndote para ofrecerte mi colaboración en aquello que tu creas que puede ser necesaria.

Yo he sido enferma de cáncer. Mi caso era ya metástasis, en un nivel IV. Los pronósticos no eran nada favorables. Un leiomiosarcoma uterino, un cancer muy raro, altamente agresivo. 

Esto fue en el año 2009. Tres años después estoy en perfecto estado de salud. Han sido muchas y de muy diversa índole las ayudas que fueron llegando a mi vida para poder vencer esta prueba, entre ellas el zen. Hice los cursos contigo en Julio del 2010 en Barcelona, y durante año y medio fui diariamente a recibir los toques zen hasta que me lo pude realizar a mi misma. Pero la lista de personas/ángeles que aparecieron en mi vida en aquella época, y las diferentes y benéficas experiencias que el cielo me aportó, es mucho más larga. Todo ello ayudó a mi total curación sin apenas secuelas físicas, únicamente una magnífica cicatriz desde el pubis al ombligo, consecuencia de las 4 operaciones, que de vez en cuando me recuerda el milagro que he experimentado en mi persona.

Nunca suelo hablar de todo esto. Más bien al contrario. Quiero olvidar aquella época y hablar o escribir sobre esto me hace volver allí y no me gusta. Estoy sorprendida por el hecho de mandarte este correo. . No entiendo porque estoy haciéndolo, pero siento una fuerza que me empuja y que me dice que no puedo seguir callada. Que mi testimonio puede ayudar a muchas personas. Lo sé. Pero me cuesta.

En fin, no busco ningún tipo de beneficio con todo esto. Solo estoy ofreciéndome para que utilices mi ejemplo para el bien común si crees que puedes incorporarlo en alguna de tus conferencias. Estoy abierta a colaborar contigo en aquello que tu creas conveniente, incluso si hay que hablar delante de un auditorio. Por supuesto, repito,no quiero absolutamente nada a cambio y mejor si pudiera ser desde el completo anonimato, quiero decir, sin mencionar siquiera mi nombre. No quiero que nadie piense que hago esto por hacerme publicidad o algo parecido. Nada más lejos de mi intención.

Un abrazo con cariño.
Gracias por tu espléndida labor.