03 julio 2012

Experiencia Zen, Tenerife

Querida Suzanne, soy Susy una alumna Zen de Tenerife, antes que nada agradecerte de todo corazón esta enseñanza y todo el amor que nos has dejado a todos aquí en la isla. Te cuento: en el último día de clase hubo una alumna que tenía fribromialgia y yo quise hablar con ella para contarle mi experiencia; pero al final como tú misma te diste cuenta en la despedida todos nos agrupamos para decirles adiós a tí y a el equipo y ya luego no supe quién era. Ella lloraba porque no sabía si tendría solución y yo quiero contarle mi experiencia. 
Querida compañera: tengo una artrosis desgenerativa en las dos rodillas y tantas cosas en cada una de ellas que no quisiera cansarte relatándote como las tengo, estoy desde el 2003 para ponerme prótesis y ya tengo dos artroscopias en cada una de ellas. Tengo días en los que no puedo dar ni pasos y hace unas semanas que se me produjo un esguince de rodilla sólo al levantarme de una silla. Cuando me levanto se me descolocan los huesos y si pongo  rápido el pié en el suelo pierdo la estabilidad y el dolor es tan intenso que hasta fatigas paso y es ahí cuando se producen unos estallidos dentro de la rodilla que es lo que me provoca los accidentes. Bueno también tengo el brazo derecho fatal, estoy yendo a rehabilitación porque tengo muchas cosas en él y una hernia discal en el cuello (resumo para no alargarme). En las clases me hice a mi misma toque Zen porque me dió el dolor intenso en la rodilla el último día de clase y al querer apoyar el pie no podía. Hice las respiraciones y el toque Zen y cual fué mi sorpresa al apoyarlo no sentí bloqueo ninguno y no tuve luego dolor al caminar.  Ese mismo día el último de clase en casa pasé mis manos por las dos rodillas y luego por todo el brazo derecho y mi hijo pasó por mi lado en ese momento en el que tocaba mi chakra del dolor y me dice: ¿mamá por qué llorar? y al final le dije: hijo he sentido como una pequeña corriente recorría mis rodillas y mi brazo y creo que gracias a Suzanne y su equipo voy a mejorar de mis dolores. Por eso quisiera que esta compañera que lloraba tenga la esperanza de que se va a poner bien. ¡Esto funciona de verdad!. Que sepas que cuentas con mi marido y conmigo para toques Zen cuando alguien los necesite aquí, si alguien quiere conectar con nosotros puedes dar mi correo.  Un beso muy fuerte para tí querida Suzanne y para tú equipo. Gracias por vuestro amor incondicional.

Susi