11 junio 2012

Testimonio ZEN, la magia de servir a los demás...


para Suzanne Powell

como alumno de 2º nivel ZEN, solo quisiera compartir mi primera experiencia de emergencia ZEN:

ZEN, la magia de servir a los demás...

            Ayer, domingo 10 de junio, Barcelona.
           
            Estaba en casa de mis padres y eran aproximadamente las 14'30  del mediodía. Acababa de comer y empezaba a prepararme para irme a Manresa y dar un concierto.  El balcón y la terraza de la casa estaban abiertos y había corriente de aire. Mi perra des de pequeña le asusta el viento y ví que estaba inquieta. Decidí ir a cerrar el balcón que da a la calle Balmes con General Mitre y justo en ese instante escuché un frenazo, un grito y un ruido estridente. Miré entre las persianas de madera y des de la altura del 4º piso veo el primer resultado del succeso. Al ser festivo y la hora de comer el tránsito en comparación a los días laborables es mínimo. La calle está casi desierta y en la calle General Mitre dirección plaza Lesseps hay una mujer tendida en el suelo cara abajo e inmóvil. En el sentido contrario está un hombre también en el suelo y en la calzada, pero, de cara arriba y sin moverse. Hay una moto de gran cilindrada a unos metros del senyor. Atónito por lo que veo deduzco que el hombre debió atropellar a la mujer. Ella, del golpe recibido voló literalmente saltando la valla que separa los dos sentidos de la calle. La verdad, pensé: "lo de la mujer pinta mal".

            Por un instante estoy bloqueado, y a la vez, hay una voz interna y con fuerza diciéndome a grito pelado: "hay que hacer algo, y ya!" En una décima de segundo mi piloto automático se pone en marcha. Como si algo externo dirigiera mis decisiones. Sin pensar, solo acción, como dice Suzanne: "Just do it! "

            Lo primero que hago es llamar al 112. Informo del accidente y me confirman que avisan a la policia y a una ambulancia, eso me toma dos o tres minutos. Me pongo las bambas y bajo por las escaleras a toda prisa. Cruzo la calle Balmes y puedo comprobar que se está empezando a crear un atasco. Hay gente voluntária desviando y parando los vehiculos ya que los accidentados estan en medio de la calzada. La mujer que parece ser la más grave ya tiene a su alrededor dos o tres personas. Empieza a ver un charco de sangre, pero, parece que se mueve, está viva. El motorista está al otro lado, sólo y en el suelo. Mi intuición me dice que debo ir hacia la mujer. Me pongo de cluquillas al lado de su cabeza y una mano en el chakra 7. Mi corazón me va a mil pulsaciones. Pero, justo al poner la mano, y por arte de magia, mi respiración con conciencia se pone en marcha de forma automática.
            Cada vez hay más gente curiosa y el atasco es más grande. Gente nerviosa hace sonar el claxon, y hay gente que cierra los ojos con las caras desencajadas por lo que han visto. La mujer tiene el brazo derecho casi partido en carne viva y multiples contusiones externas e internas. Los golpes que ha sufrido han sido muy fuertes. Y yo sigo ahí de cluquillas: chakra 7 y respiración con conciencia. No llega la ambuláncia, pero, sí la policia. La señora herida sigue aturdida. Una mujer voluntaria que dice ser enfermera le toma el pulso, sigo ahí. Mi mano empieza a teñirse de sangre por una herida en su cabeza, sigo ahí. Nadie me dice nada, ni la misma policia, me pregunto si es que no me ven. Llevo ya unos minutos y empiezo a sentir una sensación increíble. Es una sensación de paz, de serenidad, de atención total con la situación, de capacidad de estar en el aquí y ahora de forma completa, de ver todo lo que está sucediendo y todos los detalles como a cámara lenta. El paso del tiempo se relantiza, nada se escapa a mi alrededor. Y a la vez siento como si no fuera yo quién está ahí, o quizás, como si alguién me acompañara en mi acción. Siento que soy invisible a los ojos de los demás. Voy con pantalones cortos y una camiseta de manga corta, por mi pinta parezco más alguién que va a la playa que otra cosa. Pero, nadie me dice nada. Es tal la sensación de que estoy haciendo lo correcto, sin dudas, conectado con el todo. I es que nadie me dice ni me pregunta quién soy, ni que hago, nada de nada, sigo ahí con mi mano en su chakra 7 y respiración con conciencia. La mujer por un momento con la mano izquierda se toca la cabeza como si notara algo en el chakra 7, me toca mi mano. Continuo.
            Por fin, llega la ambulancia y bajan el médico y los auxiliares. Los voluntarios se van, yo sigo ahí, como si estuviera trabajando codo a codo con ellos, no me preguntan nada ni desaprueban mi acción, sigo ahí chakra 7 y respiración con conciencia. Le hacen las primeras exploraciones y finalmente la preparan para encamillarla y subirla a la ambulancia. En silencio me sale decirle a la mujer que todo irá bién y me voy. Pero, siento que mi trabajo aún no ha acabado. El motorista sigue en el suelo desatendido, me dirijo hacia él. Otra vez me pongo de cluquillas y una mano en su chakra 7 y respiración con conciencia. La policia urbana está por ahí, pero, parece estar más pendiente de saber qué y cómo ha sucedido el accidente. Aparece una mujer vestida de calle que dice ser médico. Lleva guantes, creo que se los han dado en la ambulancia de la mujer accidentada. Atiende al motorista y le pregunta si le duele algo, ella me mira, pero, tampoco me dice nada, ni qué hago, ni si soy médico o enfermero, nada. Increíble. Es maravilloso, tantos prejuicios y resulta que cuando te pones en acción todo es natural, nadie te cuestiona.
            Sigo ahí de cluquillas y mano en chakra 7 y respiración con conciencia. La ambulancia tarda en llegar. El hombre se queja de dolor en la parte del pulmón izquierdo. Esta plenamente consciente, pero, no puede moverse. Llega un policia y empieza a bombardearlo de preguntas sobre el accidente. Sin pretenderlo le pido porfavor al policia que no lo haga hablar porque le cuesta respirar. El policia atiende con la cabeza y se va. Y yo con mi indumentária más bién de turista resulta que la policia hace caso inmediato a lo que le pido y sigue sin preguntarme si soy algún amigo, familiar, médico. La "lógica" me dice que me podria haber dicho perfectamente: "quién es usted? y váyase que de esto ya se encargan los profesionales". Pues no, sigo ahí chakra 7 y respiración con conciencia. Siento que el hombre se pondrá bién.

            Finalmente, llega la ambulancia y el médico justo se pone de cluquiillas a mi lado con sus dos auxiliares. Estoy con ellos otra vez codo a codo con mi mano en chakra 7 y piloto automático de respiración con conciencia, no me dicen nada, ni me preguntan. En cambio, con la doctora voluntaria si que entablan conversación. Y el colmo! Resulta que se conocen y literalmente la doctora le dice: "¡hombre tu! cuantos años, ¿cómo va?" y el médico le contesta: "pues ya ves aquí...". Y yo me digo: "vaya con la sincronicidad!". Sigo ahí.
             El doctor le está haciendo una escucha y detecta que el motorista tiene un pulmón perforado. Le ponen una aguja intravenosa en el brazo izquierdo. Sigo ahí, chakra 7 y respiración con conciencia. El señor accidentado me mira y me dice que si tiene un agujero en la cabeza porque siente mi mano. Le digo que no, que tranquilo que todo está bién. Uno de los auxiliares se dispone a ponerle el collarin y yo me levanto y me despido en silencio. Ellos, tengo la sensación que no me ven marchar, como si no hubiera estado allí todo ese rato.

            Siento que ya he acabado mi trabajo. Subo a casa. Mis padres han contemplado la escena por la ventana más de 30 minutos. Para mi el tiempo no existió, me lavo las manos de la sangre de la mujer. Me voy a una habitación para estar conmigo mismo, para volver a la tierra. Respiro con conciencia y automaticamente me pongo a llorar de emoción, de no sé que... de gratitud por haber vivido una experiencia así. Por un momento, no me siento bién conmigo mismo porque pienso que através del sufrimiento de dos personas que han padecido un accidente yo he podido vivir una experiencia inolvidable. La de sentir como el servir a los demás, el poder ayudar, es lo más grande que hay en esta vida. Gracias Suzanne. Gracias por esta herramienta que nos has ofrecido y regalado. Gracias maestros ZEN. Gracias Universo. Gracias vida. Sé que los accidentados se pondran bién. Just do it.

un abrazo grande,