07 junio 2012

Una experienca ZEN de una alumna de Cheste

Debo compartir esto ya que he tenido la ocasión de experimentar la emergencia zen en un accidente por primera vez desde que hice el curso en Cheste, resulta que estando con mi marido y mi hija de 11 años en el horno del barrio al salir una señora comenta que ha habido un atropello en el cruce... sin pensar me dirijo hacia alli, veo coches de policía, gente y un señor mayor en el suelo... veo que tiene sangre en la frente... sigo adelante.. mi marido me dice ¿donde vas? pero no me giro ni le contesto.. llego al señor.. unos 75 años, está tumbado en el suelo.. de lado.. tiene la frente con sangre y hemorrágea por la nariz... INMEDIATAMENTE le pongo la mano en la cabeza ch7 y hago respiraciones... me doy cuenta de que hay una señora de pie a su lado hablándole y tranquilizándole... yo me concentro en la respiración y en observar al señor.. tiene la camisa manchada de sangre... y en la frente sangre y chichón.. me doy cuenta de que la PARA DE SALIR SANGRE por la nariz.. me doy cuenta de que la sangre de la frente es porque el señor se tocaba la nariz y luego la frente... .... y tambien me tocaba mi mano que quedaba manchada.. yo le retiraba la mano y le decía.. tranquilo tranquilo todo irá bien.. me dejo fluir y llevar.. observo que NADIE ME DICE NADA, la policia de un lado a otro.... me miran pero no me dicen nada.. le preguntan al señor como se llama y su teléfono.. se llama Pepe... y me dice que vive cerca.. que qué disgusto se llevará su mujer.. va pasando el rato.. pierdo la nocion del tiempo... la señora de pie (yo estoy en cuclillas en pleno sol pero nada me molesta estoy bien...) me dice que le tape el sol y asi no le molesta en la cara.. ella pide un paraguas a la policia.. nadie hace caso.. el señor pregunta por su cartera su reloj... la señora le dice que lo tiene en el bolsillo que no se preocupe.. me mira a mi y me pregunta por sus gafas de ver.. le digo al poli que las busque...y le sigo tranquilizando... todo ocurre de una manera extraña como si el tiempo se parara.. el poli me pregunta a mi si he visto algo le digo que NO, le pregunto a la señora que ha pasado (sin quitar mi mano) me dice que una moto le ha atropellado... entonces yo pregunto donde esta la moto.. me indica que alli al otro lado del cruce.. veo la moto y pregunto por el motorista ¿donde está?... me dice que bien que esta hablando con un policia.. me concentro en Pepe... le pregunto que le duele.. me dice que la pierna... la señora dice: la tiene rota... a Pepe no le duele la cabeza aunque me dice que tiene pulsaciones en la frente.... le pregunto al policia cuando vendrá la ambulancia, me responde que enseguida, sigo sorprendida de que nadie me pregunta que hago con la mano en su cabeza y haciendo respiraciones con conciencia... la señora que está de pie le dice a Pepe que no se mueva, que permanezca de lado aunque la hemorrágea nasal se ha parado ... ¿¿?? podría tragar sangre.. y veo que expica a un poli que tiene la pierna rota por mas de un sitio... pero la mayor parte del tiempo estamos ella de pie y yo en cuclillas solas.. le pregunto.. ¿es usted medico? y me dice SI, en ese momento no se porque siento que debo decirle que hago.. le digo.. le estoy haciendo digitopuntura en su chacra de la cabeza... es como Reiki... me sentía ridicula con la explicacion esta.. y me dice Si Si sigue por favor, conozco este tipo de técnica... no puedo describir de otra manera la sensación que siento de estar ayudando.. llega la ambulancia.. llegan los médicos.. quito la mano... y la doctora les explica.. yo me alejo de la escena sin dejar de mirar.. veo como lo meten en la camilla, le inmovilizan la pierna y le digo adios con el corazón deseándole lo mejor... la mano me temblaba... me saco un kleenex y me limpio la sangre.. y mi marido y mi hija que me esperaban en la otra parte de la calle permanecen en silencio, han visto la escena en silencio.. yo estoy eufórica, no paro de hablar y de decirles lo bien que me siento...

Hace un mes que hice el curso... no había tenido ocasión de hacer nada asi.. y  aseguro que lo que he sentido ha sido tan especial que compensa muchas cosas... 
Toda una experiencia que quiero compartir.
María José