08 mayo 2012

Neurocardiología


La Universidad de Oxford llevó a cabo un enorme y extenso
volumen de estudios médicos en todo el mundo sobre
neurocardiología, este incluye estudios que no han encontrado la
manera de llegar a las revistas todavía. Los descubrimientos en
el campo de la neurocardiología son, créanme, mucho
más impresionante que el descubrimiento de la
no-localización en la mecánica cuántica. 

Es el mayor asunto de todo el siglo, pero está tan lejos y tan
fuera de la común comprensión conceptual, que muchas de
las personas que realizaban la investigación no eran plenamente
conscientes de las implicaciones de esta.

Cerca de un siglo atrás, Rudolph Steiner, dijo que el mayor
descubrimiento de la ciencia del siglo 20 sería que el
corazón no es una bomba, sino mucho más, y que el gran
desafío de los siglos venideros de la humanidad sería, en
efecto, permitir al corazón enseñarnos a pensar de una
manera nueva. Ahora, eso nos suena muy ocultista, pero creemos que es
exactamente y biológicamente el caso.




Yo no puedo en un tiempo breve compartir con ustedes todas las
implicaciones de la neurocardiología, excepto decir tres cosas: 

-En primer lugar, del sesenta al sesenta y cinco por ciento de todas
las células del corazón son células nerviosas que
son precisamente las mismas que en el cerebro, que funciona exactamente
de la misma forma, supervisando y manteniendo el control de os procesos
de la totalidad de la mente-cuerpo-cerebro así como conexiones
directas sin intermediarios entre el corazón y las estructuras
cognitivo emocionales del cerebro. 

-En segundo lugar, el corazón es la principal estructura
glandular endocrina del cuerpo, Roget descubrió que produce las
hormonas que afectan profundamente las operaciones del cuerpo, del
cerebro y de la mente. 

-En tercer lugar, el corazón produce 2.5 vatios de
energía eléctrica en cada pulsación, creando
así un campo electromagnético idéntico al campo
electromagnético alrededor de la Tierra. El campo
electromagnético del corazón rodea el cuerpo hasta una
distancia de cinco metros de distancia y genera ondas de energía
como la radio y ondas de luz que constituyen la principal fuente de
información sobre la cual el cuerpo y el cerebro construyen
nuestra red neural y la percepción de el mundo.