31 marzo 2011

SANACION ZEN: TESTIMONIO PRECIOSO

Buenas noches Suzanne,

Tenía que conocerte el 15 de Septiembre del pasado 2010, pues veníamos a verte con Maria, mi hija gravemente enferma, pero no pudo ser, pues murió el dia antes..
Te conocí en Noviembre ya que me había inscrito a tus cursos de Sanación, para conocer un poco el trabajo que realizabas. La verdad es que al llegar me conecté al dolor de la pérdida de Maria, pero en poco tiempo me sentí muy bien y realicé los dos niveles, aunque poco pensaba que saliera con herramientas para sanar...

Te escribo porque mañana hará 6 meses que María murió y creo que uno de los regalos que ella me dejó, fue el de conocerte a ti. Quiero agradecerte lo que me ofreciste en aquellos dos cursos, me está aportando muchas sonrisas...

Soy monitora de Tai Chi y Chi Kung desde hace más de 10 años y al acabar el curso, empecé a practicar Sanación Zen con aquellos alumnos que se sentían mal o tenían alguna dolencia y la mayoría, han notado efectos muy positivos, en algún caso diría espectaculares.

Me llegan frases como que el método les ha salvado la vida, que se sienten como cuando eran jóvenes, con ganas de cantar.. En fin que los miro y percibo ilusión y alegria y me contagio al instante de su alegria, cosa que me está haciendo mucho bien en estos momentos...

Me hace ilusión escribirte para darte las gracias desde el corazón. Voy a seguir practicándolo con amor, Suzanne, me siento feliz de poder aportar un granito más de bienestar y felicidad a quien sufre. Lo voy a hacer también por María, sé que ella también me ayudará desde donde esté ahora...

Un fuerte abrazo

Maite Fruitós
http://maitefruitos.blogspot.com/