27 marzo 2009

Las Isoflavonas de Soja

Las isoflavonas de soja Las isoflavonas de soja se parecen mucho al estrógeno producido en el cuerpo, aunque su potencia es sólo una milésima parte del mismo. La investigación reciente demuestra poderosas propiedades beneficiosas. De hecho, dos de las isoflavonas presentes en la soja, genisteína y daidzeína, son dos de los fitoquímicos más importantes que han llegado a nuestro mercado. En 1995, el instituto nacional del cáncer fue patrocinador de un simposio mayor sobre las isoflavonas en alimentos y sobre cómo pueden prevenir el cáncer. La mayor parte de la conferencia se basó sobre las habas de soja y las isoflavonas, concluyéndose lo siguiente: Los países consumidores de mayores cantidades de soja demuestran bajas tasas de enfermedades coronarias y de ciertos tipos de cáncer. Lo que más destaca en la soja son las cantidades muy elevadas de genisteína y daidzeína. Las isoflavonas son fitoestrógenos naturales, con un efecto anti-cáncer en cuanto a su proliferación y diferenciación y demuestran además un efecto quimio-protector. Quimicamente, las isoflavonas se parecen al estrógeno, hormona femenina. Se convierten en una forma muy débil de estrógeno y su potencia equivalente es de sólo 1/1.000, pero al mismo tiempo mantienen la misma afinidad para los receptores de estrógeno, lo cual interesa si hay un exceso de estrógenos en cánceres relacionados (cáncer de mama, útero, próstata, etc.) consiguiendo bajar, de esta forma, los niveles de estrógeno en el cuerpo. Si hubiera una deficiencia de estrógenos serviría como aporte, aunque de poca cantidad, pero no bajaría aún más. Genisteína y daidzeína son las 2 isoflavonas más estudiadas. Hay más de 200 estudios publicados sobre genisteína y su importancia como sustancia anti-cáncer. Se consideran las isoflavonas en casos de cáncer, síntomas de menopausia, pos-menopausia y enfermedades del corazón. Cáncer y Genisteína • Previene que el estrógeno se enganche a células donde pueda estimular un crecimiento anormal. • Inhibe el crecimiento de células cancerosas en la mayoría de los cánceres incluyendo de mama, colon, pulmones, próstata, piel y leucemia. • Es un potente inhibidor de la enzima protéica tirosina kinasa, la cual es responsable de estimular el crecimiento de las células cancerosas desde dentro de la misma célula. • Genisteína hace que las células cancerosas se diferencien, haciéndolas capaces de conver-tirse en células normales. • Inhibe la angiogénesis. • Es un excelente antioxidante. Genisteína y el Corazón • Inhibe la oxidación del colestrol LDL por su actividad antioxidante. • Afecta la composición de LDL para que no sea tan pegajoso y evitar así que se enganche a la pared celular. • Puede prevenir el crecimiento de células que forman la placa arterial.• Puede inhibir la formación de trombos y disminuir la agregación plaquetaria.• Mejora la vasodilatación en las arterias arteroscleróticas.• Puede ayudar a disminuir el colesterol, al bloquear su absorción o por provocar una mayor excreción del mismo. Genisteína y Daidzeína en Menopausia y Post-menopausia • Ayuda a regular el equilibrio hormonal en mujeres. • Puede prevenir la osteoporosis. • Ejerce una potente actividad antioxidante. • Actividad anti-cáncer. • Reduce los niveles de colesterol en sangre y protege al corazón. • Los fitoestrógenos sirven como estrógenos para reemplazar los que faltan, aunque sea de acción más débil. • En Japonés no existe una palabra equivalente a “hot flashes” (tufaradas de calor), tan típico de la menopausia, para describir las subidas de calor, sudores, etc., simplemente porque las Japo-nesas desconocen ese síntoma: no existe gracias al amplio consumo de productos de soja. • En Japón la incidencia de cáncer de mama es solo un cuarto de la de USA. • Un estudio que aún continúa en Reino Unido sobre mujeres con la menopausia, está demostrando un alivio muy significativo de los “hot flashes” en un grupo que consume suplementos de soja equivalentes a 80 mg de isoflavonas al día. • La isoflavona daidzeína es el metabolito de un medicamiento llamado ipriflavona, que previe-ne la disminución de la masa ósea en pacientes humanos con osteoporosis. • A nivel hormonal, las isoflavonas pueden ayudar a prevenir la hiperplasia benigna de próstata junto con saw palmetto (sabal serrulata) gracias a su capacidad de reducir los niveles de estrógenos y su actividad antioxidante. Para mayor efecto, se aconseja tomar unos 100-200 mg al día y que el suplemento sea preferiblemente sin manipulación transgénica. Precaución Este producto no está recomendado para mujeres embarazadas o en período de lactancia. Suzanne Powell Nutricionista y Especialista en Nutrición Ortomolecular