29 marzo 2009

La Nutrición en la Vida laboral

Suzanne Powell La alimentación juega un papel primordial en la vida laboral. El conjunto de estrés, sedentarismo, y los malos hábitos hacen que la nutrición sea un factor importante para mantener un equilibrio físico y mental. El estrés Según un estudio reciente en España sobre más de 400 profesionales de todo tipo de empresas, el 62% de los profesionales se sienten estresados sin apenas diferencia entre hombres (62,5%) y mujeres (60%). Dentro de ese grupo el 71% dice que le afecta siempre o casi siempre con las siguientes consecuencias: 42% problemas para dormir 26% problemas con el peso 32% problemas de ansiedad El estrés y la alimentación Cuando una persona está bajo los efectos de estrés descontrola su alimentación: Come de forma errática sin horarios Picotea snacks entre comidas Come de prisa y trabajando delante de un ordenador No mastica bien Come y habla a la vez Elige refrescos y productos de bollería en vez de alimentos sanos Consecuencias de comer bajo los efectos del estrés: Mala digestión y trastornos digestivos: hinchazón abdominal, flatulencias, estreñimiento y / o diarrea, eructos, sobrecarga de riñones o hígado, colon irritable, dolor de cabeza, mareos, naúseas, vómitos, úlceras digestivas... Una indiscriminada liberación de enzimas digestivas, sobre todo el ácido clorhídrico, resultando en mayor propensidad a padecer úlcerás digestivas. Una deficiente digestión puede producir una fermentación no normal y la consecuente putrefacción intestinal. Cuando el estrés es prolongado este proceso se agrava y puede conducir a enfermedades digestivas como el síndrome de colon irritable. Dolor abdominal Estreñimiento o diarrea Hipersecreción de mucosidad en el colon Síntomas dispépsicas: flatulencias, naúseas, anorexia Diversos grados de ansiedad o depresión Ansiedad por comer, comer sin control. Trastornos de anorexia y bulimia Posibles soluciones para evitar o reducir los trastornos digestivos Elegir alimentos sanos o snacks saludables ricos en fibra Marcar horarios Tomar el tiempo adecuado para disfrutar de la comida Masticar bien y evitar hablar todo el rato Tomar si es necesario un suplemento nutricional de enzimas digestivas Para controlar el estrés , se sugiere evitar o reducir la ingesta de lo siguiente: Un exceso de las metilxantinas, sustancias estimulantes: cafeína , teofilina y teobromina, tal como se encuentran en el café, el té negro, las bebidas tipo cola, el chocolate y los fármacos cafeinados aumentan la producción de las hormonas del estrés favoreciendo el agotamiento de las glándulas suprarrenales y como consecuencia mayor propensidad a padecer trastornos asociados al estrés. La cafeína, la más fuerte droga estimulante, aumenta las reacciones del estrés una vez se haya producido. También puede hacer que estas reacciones sean más graves. Puede producir una incapacidad de relajarse debido al efecto que produce sobre el sistema nervioso central. Existe también una relación entre el consumo de cafeína , la hipertensión y el insomnio. Finalmente la cafeína elimina del organismo ciertos nutrientes anti-estrés. (La cafeína en el té verde es de muy débil acción y no afecta al sistema nervioso, es una buena alternativa) El azúcar refinada en exceso, relacionado con el estrés, produce un aumento en el riesgo de hipertensión y enfermedad cardiovascular en general, hiperactividad e inmunosupresión. Existe una estrecha relación entre el azúcar y las glándulas suprarrenales (responsables de producir las hormonas del estrés). El azúcar aumenta la liberación de adrenalina de estas glándulas. La adrenalina es la que se libera durante el estado inicial del estrés, provocando tensión en los nervios y músculos. En lo referente a los problemas cardiovasculares, el azúcar no sólo eleva la tensión sanguínea sino también causa un aumento del nivel de grasa en la sangre las cuales pueden dar lugar a otras complicaciones cardiovasculares. Se ha mostrado clínicamente que el azúcar consumido en grandes cantidades de una vez debilita la función inmune. Es interesante que las cantidades usadas en los estudios fueron mucho más bajas que la ingesta media diaria. La sal es otro enemigo común. Uno de los problemas principales que ocurre en relación con el estrés resulta del hecho de que el exceso de sodio en proporción con el potasio aumenta los efectos dañinos del estrés sobre el sistema cardiovascular. También, puede ser la causa de que la elevada ingesta de sodio provoque una mayor eliminación de potasio del cuerpo. El potasio es necesario para una adecuada función del corazón y de todos los músculos, del sistema vascular y de los nervios. La liberación de una hormona llamada aldosterona, durante el estrés, hace que se pierda potasio en grandes cantidades. Una excesiva ingesta de sal no haría más que empeorar el problema. La nicotina presente en el tabaco es una droga estimulante y como tal empeora las reacciones de estrés. Además la nicotina aumenta la liberación de adrenalina, la cual está implicada en los síntomas relacionados con el estrés ya mencionados. Otros peligros del tabaco se asocian también con el alquitrán y el monóxido de carbono. El Alcohol deberá ser restringido también, debido en parte a que reduce los niveles de nutrientes anti-estrés así como un efecto orientado sobre las glándulas suprarrenales. El sobrepeso, el sedentarismo y la alimentación Según los expertos, la obesidad cuesta a las empresas unos 2.700 millones de euros al año. Según el Ministerio de Sanidad, un 54.5% de la población se encuentra por encima de su peso ideal. Mientras que el 15,5% de los españoles sufre obesidad, un 39% tiene problemas de sobrepeso. La situación aún no es tan grave como en Los estados Unidos donde un 60% de la población es obesa. En la jornada laboral , frente a un ordenador tantas horas seguidas, comiendo de forma poco sana y de cualquier manera, hace que la línea de los empleados resienta. La obesidad es uno de los factores (sanitarios) por los que la productividad de los empleados cae un 20%, por absentismo. Lo que hace que los costes laborales sumen 2.700 millones de euros según un director médico de una compañía de seguros colectivos de salud para empresas. Obesidad Peso superior en un 20% o más al considerado “normal” de una determinada altura, o porcentaje de grasa corporal superior al 30% en el caso de las mujeres y al 25% en el de los hombres. No hay que olvidar que un problema de sobrepeso hace que un trabajador sea más propenso a tener enfermedades: Hipertensión Hiperglucemia Enfermedades cardiovasculares Diabetes mellitus Trastornos hormonales femeninos Desarrollo de cálculos biliares La tri-solución Dieta adecuada, ejercicio apropiado y actitud mental positiva. Todos los componentes están interrelacionados y crean un sistema en el que ningún componente es más importante que otro. La mejora del aspecto puede ser suficiente para generar cambios positivos, pero la acción sobre los tres factores brinda los mejores resultados. Dieta apropiada La mejor dieta es la que contenga una abundancia de fibra dietética y alimentos con un alto contenido de carbohidratos complejos ( 60 al 70% de las calorías totales), una cantidad suficiente de proteínas (de 10 al 15%) y poca grasa (del 15 al 20%) . Puesto que las grasas proporcionan unas nueve calorías por gramo, y los carbohidratos unas cuatro, la reducción exclusiva de las primeras da lugar con frecuencia a una pérdida de peso significativa. Se cree que una dieta baja en fibra pero rica en carbohidratos refinados y grasas saturadas es la principal responsable de un porcentaje muy importante de casos de obesidad en el occidente. Dieta laboral Frutas y zumos de frutas, ensaladas, pasta y cereales integrales, pan integral, yogures naturales y los snacks saludables ricos en fibra deberían constituir la base de una dieta saludable durante la jornada laboral. Si uno debe comer en restaurantes, el pescado es preferible sobre la carne y los embutidos. Se debería evitar los postres para evitar las fermentaciones por la presencia de azúcares y sustituirlos por infusiones digestivas. El sedentarismo El mayor problema relacionado con la falta de actividad física es el efecto que produce sobre el aparato circulatorio que incluye el corazón, las arterias, las venas y los micro capilares. El sedentarismo crea un riego deficiente de sangre (rica en oxígeno, nutrientes y sustancias vitales) a todos los órganos del organismo. Como consecuencia aumenta el riesgo de padecer trastornos relacionados: Falta de riego al cerebro: mareos, dolor de cabeza, falta de memoria, depresión Falta de riego a las piernas: pesadez, varices, úlceras varicosas, celulitis Falta de riego periférico: manos y pies fríos No cabe la menor duda de que la mayor receta para una persona que sienta ansiedad o depresión sea por el motivo que sea, es que haga ejercicio ya que incrementa la producción de las hormonas de la felicidad, las endorfinas. Un profesional feliz será siempre más rentable para su empresa. Encontrarse bien físicamente además aumenta la auto-estima. Encontrarse bien también anima a cuidarse mejor la dieta y evitar los malos hábitos como el tabaco. Cuando un trabajador se mima y es un reflejo de sus buenos hábitos, es más probable que los demás se animen a seguir su ejemplo. Alimentos que mejoran el riego sanguíneo: Frutas y hortalizas frescas ricas en vitamina C: limón, naranja, piña, kiwi, cayena, ajo, cebolla, jengibre